Tribunal Supremo de Justicia inhabilita a la Asamblea Nacional

Efecto Cocuyo

 

Las recientes sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) mantienen la línea de desconocer a la Asamblea Nacional y además se orientan a habilitar al Ejecutivo para que pueda legislar en aspectos clave, sin contar con el aval del legislativo y en el marco del Decreto de Excepción aún vigente.

Si bien ambos dictámenes obedecen a supuestos distintos y son en respuesta a solicitudes interpuestas en áreas específicas, se sientan los precedentes que puedan abarcar otro campos, aunque los alcances están por definirse.

La directora de la cátedra Democracia y Elecciones de la facultad de Derecho de la UCV, Eglée González Lobato, evalúa la sentencia 156 y señala que lo atinente a las competencias de la AN solo se refiere a la ley de Hidrocarburos, aunque advierte que con base en los argumentos esgrimidos por la Sala Constitucional, se abren las puertas para que esta sala pueda pretender suplir a la AN.

La abogada Aime Nogal vincula ambas sentencias -155 y 156 – y señala que no solo hay un claro desconocimiento a la AN, sino que estas decisiones pueden llevar a modificaciones de las normas para que incluso los civiles puedan ser juzgados en jurisdicción militar.

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió una nueva sentencia la noche de este miércoles 29 de marzo en la cual dispone que asumirá las competencias legislativas de la Asamblea Nacional mientras ésta se encuentre “en desacato“, como ha considerado el estatus del Parlamento desde el inicio del año tras negarse a acatar varias decisiones del Poder Judicial.

“Mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, esta Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de Derecho“, señala el punto 4.4 de la sentencia 156 de dicha Sala, correspondiente al expediente 17-0325 .

Esta decisión es parte de la respuesta a un recurso de interpretación solicitado al máximo tribunal para analizar el alcance de un artículo constitucional y otro de la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

En estos apartados se establece que la constitución de empresas mixtas “requerirá la aprobación previa” de la AN, “a cuyo efecto el Ejecutivo (…) deberá informarla de todas las circunstancias pertinentes a dicha constitución y condiciones, incluidas las ventajas especiales previstas a favor de la República”.

La Ley de Hidrocarburos indica que en esta materia el Parlamento podrá modificar las condiciones propuestas o establecer las que considere convenientes, y que cualquier cambio posterior también deberá ser sometido a la evaluación de los diputados.

No obstante, el TSJ resolvió hoy que “no existe impedimento alguno” para que el Ejecutivo constituya empresas mixtas, e indicó que éste deberá informar a la Sala Constitucional “de todas las circunstancias pertinentes a dicha constitución y condiciones”.

Además, el TSJ subrayó que por estar la AN “actuando de facto“, no podrá modificar las condiciones propuestas ni pretender el establecimiento de otras condiciones en estas asociaciones.

Entre las consideraciones para sustentar su decisión, el máximo tribunal recordó que la AN, que se instaló en enero de 2016 con una mayoría opositora, incorporó a tres de los cuatro diputados del estado Amazonas, cuya investidura ha sido impugnada y que por este caso todavía no hay una decisión.

El TSJ ha expresado que, mientras se mantenga el desacato, todos los actos del Legislativo son nulos y carecen de validez.

Es difícil comprender lo que acaba de ocurrir en Venezuela. Tecnicismos legales, declaraciones y pronunciamientos de gobiernos extranjeros. La velocidad de los acontecimientos políticos es vertiginosa. Y mientras tanto, usted que hace cola para comprar comida o ha recorrido diez farmacias para tratar de encontrar un medicamento, se pregunta ¿qué tiene esto que ver conmigo?. Pues mucho, la verdad.

1.- El TSJ ha emitido 56 sentencias contra la AN elegida en 2015. Entonces, difícilmente se puede decir que estas dos últimas son sorpresivas. Pero ¿por qué entonces han generado tanto ruido?

2.- Las sentencias 155 y 156 fueron emitidas con muy poco tiempo entre una y otra, menos de 48 horas. Lo que la primera estableció, la segunda lo remató. Por cierto, a un mes de que fuera designado el nuevo presidente del Tribunal, Maikel Moreno (24 de febrero de 2017).

3.- La sentencia 155, de fecha 27 de marzo de 2017, responde al recurso de nulidad introducido el 22 de marzo por el Psuv y se refiere al acto aprobado por la Asamblea Nacional, llamado ‘Acuerdo sobre la Reactivación del Proceso de Aplicación de la Carta Interamericana de la OEA (…)”.

4.- La sentencia 156, de fecha 29 de marzo, responde a la solicitud de un recurso de interpretación sobre la Ley Orgánica de Hidrocarburos. Básicamente da luz verde para que el Ejecutivo pueda crear las empresas mixtas sin la aprobación previa de la AN.

5.- En la 155 se ordena al presidente Nicolás Maduro que ejerza las medidas internacionales que considere para “salvaguardar el orden constitucional… y garantizar gobernabilidad del país”. 

6.- Supuestamente estas licencias otorgadas serían para evitar un estado de conmoción.

7.- En la sentencia se señala a la Asamblea Nacional de estar incurriendo en desacato. Sin embargo, el profesor de derecho constitucional, Gustavo Tarre explica, que la figura del desacato es solo aplicable a una individualidad y no es ilimitada en el tiempo.

8.- En la sentencia 156 se le pone la guinda a la torta en el apartado 4.4 donde establece: “Se advierte que mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, esta Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de Derecho”.

9.- Esta medida ha sido calificada por representantes de la oposición como un golpe de Estado, pues por la vía de hecho le quita todas las atribuciones al Poder Legislativo y se las confiere al TSJ. O mejor dicho, se las auto-confiere. Es decir, hacen caso omiso a la decisión de las casi 8 millones  de personas que votaron por la oposición y de las 5 millones que votaron por el Gobierno en las elecciones legislativas de 2015  y dejan todo en manos de 32 magistrados que, según señalan los expertos, ni siquiera reúnen las condiciones necesarias para ocupar ese cargo. Sí, así es.

10.- Para algunos voceros como Gustavo Tarre y políticos como Henrique Capriles y Julio Borges la verdadera motivación de esta decisión es económica, pues habilita el Ejecutivo, es decir, a Nicolás Maduro Moros, a pedir préstamos, endeudarse y tomar decisiones de orden financiero sin tener que pedir permiso a la Asamblea. No es que antes lo hiciera -aunque estuviera obligado- pero ya ni siquiera los representantes del Gobierno tienen que introducir un amparo. Ahora, el Presidente tiene una habilitante ilimitada.

11.- Y a todas estas ¿Cómo reaccionó la oposición? El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, convocó una reunión de emergencia para discutir la sentencia 156. Desde el Palacio Legislativo ofreció unas declaraciones en las que dijo que ni se rendían ni se entregaban. Aseguró que acudirían a instancias internacionales y llamaron a una manifestación para el sábado 1 de abril. Las especificaciones las darán más tarde. Y también aprovechó y rompió en pedazos un papel con la sentencia. 

12.- Mientras tanto, como vocero calificado del Gobierno, Diosdado Cabello reaccionó ante la situación, recordando a Hugo Chávez.  “Si ellos (la oposición) intentan algo, nos encontrarán en la calle. Comandante Chávez, no te fallaremos”.

13.- Las reacciones internacionales no se hicieron esperar y el Gobierno de Perú anunció que retiraría su embajador de Venezuela a modo de protesta “por la ruptura del hilo constitucional”. Este mensaje es importante sobre todo por el país de origen. Políticos y opinadores han comparado lo que ocurre en Venezuela con la época del Fujimorazo. Si no lo recuerda, en 1992, el entonces presidente de ese país, Alberto Fujimori, disolvió el Parlamento e intervino las Fuerzas Armadas. Luego, con el tiempo, eso fue reconocido como un autogolpe. Hoy, el exmandatario cumple una condena de 25 años de prisión.

Tomado de: Efecto Cocuyo

Bajo estas razones expuestas, el Partido Pirata de Venezuela se une al llamado de denunciar que en nuestro país se ha llevado a cabo un Golpe de Estado por parte del TSJ contra la democracia y la libertad.

Hoy por hoy nos encontramos bajo un proceso que busca ilegalizar a numerosos partidos políticos reduciendo la opción de pluralidad y representación de los ciudadanos para próximas elecciones, estas últimas las cuales se encuentran ya en un retraso legal dado a que a la fecha aún no se ha dado una fecha para llevar el cabo de proceso de elección para Alcaldes y Gobernadores.

Y no podemos dejar de mencionar la zancadilla propinada por el Gobierno de Venezuela al intento de consulta popular llamado Referéndum Revocatorio que se intentó llevar a cabo en el 2016.

Todo apunta a que para este 2017 tampoco tendremos elecciones, y como va a haberlas si nos encontramos en un país cercenado de libertad.

Añadimos a nuestro grito por la libertad y la democracia plena en el país un llamado a la conformación de una oposición disidente, alternativa y horizontal que se plante contra el Gobierno y se deslinde de la hegemonía de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

¡Ahoy tripulación!

– Partido Pirata de Venezuela

Advertisements

One thought on “Tribunal Supremo de Justicia inhabilita a la Asamblea Nacional

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s